Jesús Zerón, más de treinta años de periodismo deportivo

El reportero oriolano ha hecho prensa, radio y televisión y ha tocado todas las parcelas informativas, pero siempre ha trabajado de modo ininterrumpido en al área deportiva.

Comenzó su andadura profesional en ABC allá por 1989 y desde entonces ha pasado por La Lucerna, Diario Información, Onda Cero Radio, La Vega es, Tele Orihuela, Diario MARCA, Agencia Área 11, Radio Nou, Golsmedia, Diario de la Vega, Activa Orihuela, Aquí y la Agencia EFE.

Quien suscribe tiene con Jesús Zerón una larga relación de amistad, nacida y forjada precisamente a raíz del trabajo periodístico, donde ambos coincidimos en nuestros inicios con un escaso margen de tres meses. En noviembre de 2019 cumplió treinta años de profesión, en la que comenzó por casualidad y como autodidácta y en la que a día de hoy es uno de los decanos en activo en Orihuela y en concreto el más veterano en la parcela deportiva. En su dilatada hoja de servicios, numerosos medios locales y otros de ámbito provincial, autonómico y nacional, como Diario Información, Onda Cero, Radio Nou o la Agencia EFE. Persona correcta, educada, afable, humilde, sencilla, servicial… Son grandes virtudes que une a su incansable trabajo diario en el mundo de la prensa. Pero Zerón no sólo es periodista, sino que se caracteriza por ser también una persona polifacética. Desde Sport Vega Baja le agradecemos su respuesta afirmativa a nuestro ofrecimiento para entrevistarle y hacer un hueco en su apretada agenda diaria, ya que en la actualidad trabaja hasta para cinco medios de comunicación a la vez.

1. Jesús, treinta años cumpliste en la profesión periodística en noviembre de 2019. Parece que fue ayer…

Sí, la verdad es que el tiempo ha transcurrido muy rápido. Echo la vista atrás y me parece mentira que haya pasado tanto tiempo. Se han cumplido tres décadas en la que me he dedicado exclusivamente a este oficio de forma profesional, pero para mí es como si acabase de empezar. Creo que cada día que pasa aprendo un poco más e intento hacer un poco mejor las cosas, por lo que pienso que podría estar treinta más y nunca terminaría de aprender ni me cansaría. Para algunos, quizás 30 años sea una eternidad, pero yo no lo creo así. En mi opinión, la clave está en hacer lo que te gusta o que te guste lo que haces, no pensar que ya lo sabes todo y hacerte a la idea de que cada día que pasa aprendes algo nuevo y que debes disfrutar cada momento. De esta manera te levantas con ánimo renovado y con la ilusión de enfrentarte a nuevos retos. Si piensas así y consigues cambiar constantemente de rutina para no estancarte, tu profesión se convierte en algo más que un trabajo. Pasa a ser tu forma de vida y así consigues que los treinta años te sepan a poco. Eso, más o menos, es lo que me ha pasado a mí. Aunque supongo que tú, querido amigo Peñalver, sabes bien de lo que hablo, porque también llevas treinta años en la profesión.

2.Estudiaste administrativo y música, pero ¿cómo surgió la posibilidad de comenzar a trabajar en la prensa? Eras muy joven entonces…

Jovencísimo (ríe). Empecé con 17 años y un mes después, en diciembre, cumplí los 18. Quizás porque no había costumbre de que alguien tan ‘niño’ ejerciera la profesión de periodista, recuerdo que en aquella época, si no decía mi edad, casi todo el mundo pensaba que era mayor. Ahora, curiosamente, ocurre lo contrario. Piensan que soy más joven. Estudié administrativo y música. En aquella época, tenía muy claro que quería enfocar mi futuro profesional hacia la música, bien como clarinestista, instrumento que estudié, o como cantante, algo que me hacía incluso más ilusión. Si esa vía que había escogido no iba bien, tenía la baza de acogerme a la profesión de administrativo. Lo tenía todo bien pensado y planificado. Pero la vida, en muchas ocasiones, te hace dar giros inesperados que te llevan hacia otros derroteros que finalmente acaban convirtiéndose en tu profesión y en tu forma de vida. No negaré que el mundo de los medios de comunicación siempre me fascinó. De niño me encantaba escuchar la radio y la televisión me parecía un mundo mágico. Antes incluso de pensar en la música, siendo muy niño, mi mente se centraba en ser artista. Era mi vocación de bien pequeño, aunque sin tener claro en qué rama ni de qué manera. Dibujaba, esculpía, cantaba… Quizás buscaba mi camino. Pero me decanté finalmente por la profesión de periodista cuando mi hermano José Luis, escritor y poeta y el mayor de cuatro hermanos (yo soy el menor) inició una nueva faceta en esa rama en el desaparecido ‘Periódico de Elche’. En esos momentos, comencé a prepararme para ese mundo y durante ese periodo colaboré un tiempo con ese medio de comunicación, buscando publicidad en la zona. Después, mi hermano comenzó a trabajar en el ABC cuando se creó una edición en la provincia de Alicante, y hubo un momento en el que necesitaban a un periodista deportivo para cubrir las noticias del Orihuela Deportiva que entonces militaba en Segunda B con opciones de ascender a Segunda A, como así ocurrió finalmente esa temporada. Mi hermano me propuso para el puesto en el ABC, pese a no tener todavía ninguna experiencia, alegando que yo acudía todos los domingos a Los Arcos y estaba bien informado de toda la actualidad deportiva del municipio. Me dieron el puesto y ahí comencé. Durante un tiempo compaginé ese trabajo con los estudios, aprendizajes, etcétera, y no tardé en dedicarme a este mundo de forma profesional y hasta hoy.

3. ¿Algún antecedente periodístico en tu familia?

Sí, mi hermano José Luis. Curiosamente él dejó después de ejercer la profesión y se centró más en trabajos literarios, y yo, una vez me enganché, ya no pude desengancharme. Cogí su testigo en el ABC y pasé a encargarme también de la sección de noticias generales, además del deporte. Desconozco si tengo algún otro antecedente más en mi familia.

104. ¿Qué recuerdos tienes de aquellos inicios tuyos en ABC?

Tengo recuerdos muy buenos, porque fue el comienzo de todo. Recuerdo, por ejemplo, con mucho agrado, cuando tú, Antonio Peñalver, y yo éramos novatos en esto y se nos acumulaba la faena en los partidos de fútbol en los que durante muchos minutos no pasaba nada y en el tramo final llegaban todos los acontecimientos (goles, tarjetas, cambios, expulsiones…). No dábamos abasto a anotarlo todo. Pero también es verdad que hubo momentos muy duros, cuando el periódico me encargó escribir un reportaje por semana sobre cada una de las pedanías de Orihuela. Debía centrarme en el estado en que se encontraban, en sus carencias y las reivindicaciones de sus vecinos. Todo funcionó bien y yo hacía mi trabajo correctamente, hasta que alguien del equipo de gobierno municipal de entonces entendió que no les gustaba que salieran en un medio de comunicación reivindicaciones de algunas partidas rurales, porque lo consideraban una imagen negativa para el municipio. Hubo ciertas presiones y situaciones muy tensas entre el Ayuntamiento y el ‘ABC’ en las que yo me encontré en medio siendo muy jovencito. Aquello me hizo sufrir bastante, pero quizás también me sirvió para madurar antes de tiempo y darme cuenta de que no todo el mundo va de cara y que hay quien juega sucio y actúa de mala fe sin pensar en las consecuencias y el perjuicio que puede causar. Por lo demás, todo son recuerdos agradables.

5. Comenzaste haciendo deportes y te tocó cubrir la época dorada del futbol oriolano con un ascenso en Segunda B y la estancia en Segunda A en una temporada de infarto por cómo se desarrolló en lo deportivo y en lo económico.

Sí, cubrir las noticias del desaparecido Orihuela Deportiva con su ascenso y su estancia en Segunda A a nivel nacional para ‘ABC’ fue todo un reto que también me hizo madurar muy pronto. Fueron dos temporadas inolvidables. Todo un sueño hecho realidad para alguien que empieza, y más teniendo en cuenta que mi abuelo paterno, José Zerón, fue un conocido defensa del fútbol oriolano. Informar de aquellos partidos para la prensa me hacía pensar en cómo podría haber disfrutado de todo aquello mi abuelo, al que no llegué a conocer porque falleció poco antes de casarse mis padres, pero amigos de la familia me decían que fue un gran defensa. Por desgracia, el final de la campaña de Segunda A no fue el más deseado. Cubrir aquellos momentos del descenso administrativo por impago también fue muy duro y, sin duda, me hizo crecer un poco más en lo profesional, pues me enfrentaba a situaciones que nunca antes había vivido.

6. Luego llegaron cronológicamente otros medios de comunicación, como la ‘La Lucerna’ a nivel local y el diario Información de Alicante, donde llevas ya más de veinte años y donde has hecho de todo, ¿no?

Así es. En aquella época en la que trabajaba en ‘ABC’, surgió la revista socio cultural oriolana ‘La Lucerna’, una publicación que fundó de la nada y con más zancadillas que apoyos mi hermano José Luis con un grupo de valientes que mantuvieron su distribución de forma periódica durante varios años. Aquella revista que comenzó como una aventura y que recibió muchas piedras en el camino, sobre todo por parte del gobierno municipal de aquella época, hoy en día está considerada una de las más importantes, respetadas y reconocidas de la historia de Orihuela. Incluso fue digitalizada por el Ministerio de Cultura, en cuya web se pueden consultar todos los ejemplares. Yo tuve el honor de ser redactor jefe hasta su desaparición.

Con respecto al diario ‘Información’, me llegó una oferta de colaboración cuando trabajaba en el ‘ABC’. Las condiciones y los proyectos que tenían para las páginas de la Vega Baja me sedujeron y decidí cambiar de aires, por lo que abandoné el medio en el que empecé. En ‘Información’, como bien dices, he hecho absolutamente de todo, aunque en los últimos años escribo únicamente en la sección de Deportes.

8

7. Luego, pasaste por la agencia EFE y la revista ‘LaVega es‘…

Efectivamente. En la agencia EFE me ofrecieron entonces el mayor sueldo que hasta ese momento había recibido como periodista. Trabajé con ellos varios años, cubriendo todo tipo de noticias de la comarca. Fue un periodo fructífero en el que aprendí mucho y me sentí muy cómodo. También mis jefes de EFE me hicieron saber varias veces que estaban muy contentos conmigo. Pero hubo un momento en que se nos comunicó a todos los colaboradores de la agencia en todo el territorio nacional que debíamos hacernos autónomos o no podíamos seguir trabajando. En aquellos momentos, yo decidí que no quería acogerme a ese régimen, por lo que dejé EFE y continué con mis colaboraciones en el diario ‘Información’. Curiosamente, años después sí me hice autónomo, porque las circunstancias lo requerían.

En cuanto a mi llegada a la revista ‘La Vega es‘, me atrevería a decir que supuso un antes y un después en mi profesión. Fue un salto en mi carrera en todos los sentidos. Por primera vez fui contratado y dado de alta en la Seguridad Social como profesional por un medio de comunicación y comencé a recibir el sueldo mensual más alto de mi vida hasta ese momento. Y es que anteriormente todos los trabajos los realizaba en calidad de colaborador. En ‘La Vega es’ comencé a trabajar antes de que la publicación saliera a la calle, cuando todavía era un proyecto, y permanecí hasta que dejó de editarse. Los años que trabajé en el semanario ‘La Vega es’ fueron de los más felices profesionalmente hablando. Para mí supuso dar un paso de gigante en mi aprendizaje diario, que todavía continúa. Me impliqué tanto en ese proyecto que su desaparición me afectó anímicamente, aunque el estar en otros medios en los que ya había comenzado a trabajar, como Onda Cero y Tele Orihuela, me ayudó a seguir adelante y continuar aprendiendo.

8. Con la llegada del siglo XXI llegas ya a la radio y la televisión en Onda Cero y Televisión Orihuela, dos medios donde aún sigues a día de hoy. ¿Cómo te surgió la posibilidad de iniciarte en ambos?

Primero fue Onda Cero. Cuando estaba centrado en mi empleo de La Vega es, me llegó la oferta de la radio. Necesitaban a un periodista que se hiciera cargo del programa de deportes diario de la emisora comarcal. Fue Javier Ferrández quien pensó en mí y me ofreció la posibilidad de abrirme camino en otro mundo, el de la radio, en el que solo había participado como invitado tertuliano años atrás. Como siempre me han gustado los retos, acepté. Fue en ese momento que me hice autónomo, porque así me lo exigían, y desde ‘La Vega es’ me dieron todo tipo de facilidades para pasar a trabajar con ellos también en calidad de autónomo. Con mi llegada a Onda Cero también se produjo un antes y un después en mi carrera. Aprendí mucho, empezaba de cero en un mundo nuevo para mí que debía aprovechar y, echando la vista atrás, creo que fui de menos a más. Posteriormente también me ofrecieron ampliar mi colaboración con esta emisora cubriendo las noticias de Orihuela para los informativos de mi compañera Esther Sánchez, algo que sigo haciendo a día de hoy.

La oportunidad en la televisión me llegó poco después. Fue el fallecido Joaquín Ezcurra quien me ofreció el puesto de la sección deportiva. Me pasó exactamente igual que con la radio. Nunca antes había hecho televisión, y fui valiente y me lancé a la aventura sin saber si sería capaz hacerlo bien. Mirándolo con perspectiva, creo que al principio no lo hacía nada bien, pero he aprendido mucho (ríe). Comencé haciendo solo deportes, pero después Ezcurra fue dándome cada vez más cancha con las retransmisiones en directo de Semana Santa y Moros y Cristianos. Posteriormente también he presentado tertulias, informativos, programas especiales, documentales, concursos… En la tele he hecho de todo, hasta llegar a ser director. Nunca olvidaré la oportunidad que Joaquín Ezcurra me dio cuando yo, en televisión, era un verdadero novato.

3

9. Si hay dos programas con tu sello es la tertulia deportiva de Onda Cero y el programa-concurso ‘Naranja y Limón’ en Tele Orihuela.

Sí, y los dos tienen como base fundamental el humor (ríe). Creo que la vida ya es de por sí muy dura en muchos momentos para que el trabajo también lo hagamos duro. Siempre me ha gustado crear, hacer algo propio. Con estos dos programas pude sacar a relucir todo mi lado creativo y hacer, en ambos, lo que quise. Son creaciones mías en todos los sentidos y por eso es cierto lo que dices de que tienen mi sello y, posiblemente, ese sello sea el del buen humor, el de la diversión y el del entretenimiento por encima de todo. En la radio instauré una nueva forma de hacer tertulia deportiva a nivel comarcal que, años después, algunos medios a nivel nacional comenzaron a hacer algo parecido. Se trata de un programa disparatado, en el que los distintos tertulianos hablan de deporte, en medio de muchos otros asuntos que nada tienen que ver, siempre con un humor que en ocasiones roza lo absurdo. Con esa tertulia, los oyentes escuchan las opiniones de los invitados en relación a temas deportivos de actualidad, al tiempo que se enteran de otras cosas, incluso a veces personales de los propios tertulianos, y al tiempo que se divierten y pasan un rato agradable. Es una verdadera locura. Hay que escucharla para entenderlo. Incluso a veces da la sensación de que los tertulianos interpretan determinados personajes inventados para el programa, pero nada más lejos de la realidad. Son ellos mismos haciendo de ellos mismos.

En televisión, también pude sacar mi vena creativa con el programa ‘Naranja y Limón… juegue con atención’, ese es su nombre completo, que está basado en el mítico concurso ‘Un, dos, tres… responda otra vez’. Actualmente, ya no se emite. Su complejidad estructural y de personal y el alto coste económico que tiene su producción obliga a tomar un descanso para poderlo retomar más adelante. Fue un proyecto personal que llevaba tiempo en mente y su puesta en marcha fue rompedora, porque nunca antes una televisión local o comarcal había sido capaz de emitir un programa concurso de producción propia de semejante complejidad, y creo que continúa siendo así. Cada semana el programa giraba en torno a un tema distinto y todo se preparaba en relación a esa temática, pero siempre con el humor por bandera. Además del presentador y de los concursantes, el concurso contaba con dos azafatas sacadas de un casting, varios humoristas y actores elegidos en su mayoría del grupo de Teatro Expresión y otros por cuenta propia, un mago que cada semana hacía trucos imposibles en vivo, un ballet formado por los alumnos de la escuela Traviata que actuaba cada semana con coreografías relacionadas con la temática propuesta, y público que acudía cada siete días a presenciar en persona la grabación del programa. En cada programa se renovaban la temática, las preguntas, los regalos, las actuaciones, los guiones de los humoristas y actores, el vestuario… Todo se adaptaba, cada semana, al tema en cuestión al que fuera dedicado el programa. Todo pasaba por mí y lo preparaba con la colaboración del realizador y buen amigo Pedro Díaz López, que me ayudaba mucho en los guiones y preguntas. Era completamente agotador. Terminábamos de grabar un programa y al día siguiente comenzábamos a preparar el siguiente, y me tiraba toda la semana, incluso sábados y domingos, hasta el momento justo del inicio de la grabación, preparándolo. Ese ritmo de trabajo no se puede llevar mucho tiempo, sobre todo cuando paralelamente trabajas en otros medios. Por ello tuvimos que dar un descanso al concurso.

2

Su puesta en marcha fue un reto que parecía imposible por la falta de infraestructura y de personal de una televisión local humilde cómo es Tele Orihuela, pero lo hicimos realidad a base de ingenio, creatividad, ilusión y mucho, muchísimo trabajo. Como curiosidades quizás poco conocidas, puedo añadir que parte de los decorados estaban confeccionados con dibujos que el pintor Alfonso Ortuño realizó exclusivamente para ‘Naranja y Limón…’, que el logotipo lo diseñé yo mismo y que la sintonía del programa la cantaba mi sobrina, Ada Zerón, con letra y adaptación de la música mías. El programa implicó a mucha gente, entre ellos al conocido Emilio Ortuño, que exhibió una nueva faceta de actor-humorista que nadie había visto antes, y sirvió, además, para dinamizar el comercio local, ya que parte de los regalos que se entregaban eran ofrecidos por éstos a cambio de publicidad, y para dar a conocer a muchos artistas locales que pasaron por el programa. Durante sus años de emisión, los concursantes recibieron como premios, miles de euros en metálico, viajes, zapatos, joyas, dulces, clases de pilates y cenas entre otros muchos. Aunque en ocasiones no tuvieron tanta suerte y se marchaban con regalos insignificantes, como una caja de cerillas, una braga para el cuello o incluso nada.

Ser el padre de este concurso, que de alguna manera rendía homenaje a ‘Un, dos, tres…’ de Chicho Ibáñez Serrador, fue una experiencia extraordinaria e inigualable. Disfruté mucho con ello y me sirvió para dar a conocer otras facetas mías dentro de la profesión que la gente desconocía, porque además de ser el productor, director y coguionista con Pedro Díaz, también asumí el reto de presentarlo yo mismo. Duró dos etapas y no pierdo la esperanza de que alguna vez podamos iniciar una tercera, aunque para eso necesitamos muchas colaboraciones de comercios y patrocinios de empresas. Creo que, si algún día regresa su emisión, me plantearé hacerlo más sencillo y menos ambicioso para que cueste menos trabajo (ríe).

10. Ahora mismo eres director de Tele Orihuela. ¿Mucha responsabilidad dirigir un medio de comunicación?

Sin duda es mucha responsabilidad, porque se tienen que tomar muchas decisiones y no siempre se puede estar acertado en todo lo que se hace o no siempre alguien puede estar de acuerdo con esas decisiones, y al final toda la responsabilidad y miradas recaen en la misma persona si las cosas no van bien. Igualmente, también es justo de decir, que cuando las cosas salen bien también te hacen responsable, cuando en muchas ocasiones las cosas funcionan gracias al trabajo, la predisposición y la eficacia de los compañeros, a los que no se les reconoce muchas veces su labor porque la cabeza visible siempre es el director. Tener este cargo me ha servido para conocer este mundo de los medios de comunicación desde otra perspectiva y créeme si te digo que la responsabilidad merece la pena, porque en Tele Orihuela somos pocos compañeros, pero estamos muy unidos y ellos hacen muy fácil mi trabajo. Es más, me atrevería a decir que, en realidad, la dirección la llevamos entre todos. Cualquier decisión o idea, la consulto primero con ellos. Me gusta conocer sus opiniones, que considero muy valiosas, y aunque las determinaciones finales son mías, casi siempre las adopto asesorado por mis compañeros.

6

11. Durante estos 30 años de profesión, también has colaborado en muchos más medios.

Sí, en el diario MARCA, la agencia ÁREA 11, Radio Nou, Golsmedia y Diario de la Vega, entre muchos otros y en distintos momentos. Hay muchos más, pero he mencionado los más llamativos o conocidos. Pido disculpas a aquellos otros medios en los que en algún momento he colaborado y no he mencionado.

12. En la actualidad también colaboras en Activa Orihuela y el periódico mensual ‘Aquí’. ¿Para cuántos medios trabajas en estos momentos? ¿Cómo se puede llevar tanta actividad diaria?

Sí, en Activa Orihuela también he hecho de todo. En este caso, debo agradecer a Ana María Riquelme que en su día también pensó en mí. Hasta la llegada de esta crisis sanitaria generada por el Coronavirus, trabajo para cinco medios de comunicación. Cuando acabe esta situación de la Covid-19 y conozcamos sus consecuencias económicas, veremos cuantos de ellos prescinden de los colaboradores. Estoy convencido que, desgraciadamente, los medios de comunicación se van a ver gravemente afectados y eso hará que se reduzca también mi actividad considerablemente porque algunos de ellos ya no puedan asumir continuar en las mismas condiciones. ¿Cómo se puede llevar tanta actividad diaria? La clave está en organizarse bien y asumir que no tienes horarios. He llegado a trabajar 15 o 16 horas en un solo día, sábados, domingos e incluso hasta altas horas de la madrugada. Nadie te obliga a ello, es decir, que podría elegir entre llevar esa actividad o reducirla al máximo para intentar tener un horario considerado normal, pero eso también supondría tener muy pocos ingresos y teniendo en cuenta que los autónomos tenemos muchos gastos y que, por desgracia, las colaboraciones en los medios de comunicación se pagan muy mal, todo sea dicho, yo opté por llevar ese ritmo. También es verdad que, como dije en las primeras preguntas, a mí me gusta mi trabajo y mientras lo ejerzo siento que también me estoy entreteniendo y lo estoy pasando bien. De no ser así sería muy complicado. Nadie tiene ningún problema en salir de noche a tomar unas copas a un bar y estar un rato con los amigos y no nos fijamos el tiempo que empleamos en ello porque nos divertimos. Pues ese es el secreto para que en el trabajo se pueda llevar tanta actividad: que te divierta.

13. Has tenido la suerte, por tanto, de hacer prensa escrita, radio y ahora televisión. ¿Con qué medio te quedas?

No podría darte una respuesta que fuese fiel a mis pensamientos, porque ni yo mismo lo tengo claro. Es como pedirle a un padre que elija entre uno de sus hijos. No sería capaz. Pienso que todos me han aportado mucho y que cada uno de ellos tiene su encanto y cosas que no cambiaría por nada. Aunque no es menos cierto que también todos ellos tienen algunas partes no tan buenas, pero eso es como todo. Ahora mismo, en este instante, si me obligaran a elegir, quizás me quedaba más con la radio y con la televisión porque son dos medios en los que empecé más tarde y los tengo menos viciados, si se me permite la expresión, que la prensa escrita. Pero si me lo preguntas mañana, quizás cambie de opinión. No tengo una respuesta concreta… (ríe).

5

14. Y dentro del mundo períodístico ¿en qué parcela informativa te sientes más a gusto entre información general, economía, sociedad, cultura, deportes y sucesos?

Mira lo que son las cosas… Estudié como sabes en mi adolescencia Administrativo, pero sin embargo la sección de economía es la que menos me gusta. Tanto número me aburre y aturde. En las demás parcelas me siento cómodo a partes iguales en cada una de ellas, si bien siento algo más de debilidad por los deportes, porque en esa sección comencé a trabajar y por los antecedentes deportivos de mi abuelo José Zerón, y también por la cultura por mi pasado como músico y por la actividad que ejerce mi hermano José Luis. Pero nunca he tenido problema en adaptarme a cualquiera.

15. En esos treinta años de profesión has tenido tiempo de comprobar cómo cada vez ha ido empeorando el trabajo de periodista contractual y económicamente…

Sí, no cabe duda. Ha ido cada vez a peor y ese es uno de los motivos por los que un periodista, para poder medio vivir, tiene que trabajar o colaborar en varios medios. Cuando llegó la crisis económica de 2008 se rebajaron mucho los salarios y el pago por colaboraciones. Pero la crisis pasó y no solo se mantuvieron esos salarios más bajos, si no que al periodista se le comenzó a exigir cada vez más con la llegada de las nuevas tecnologías por el mismo sueldo o incluso por menos. Por poner un ejemplo, antes un periodista redactaba una noticia para un periódico o para un informativo de radio o televisión y cuando terminaba de hacerlo podía pasar a otra cosa. Ahora, una vez termina de redactar esa misma noticia y antes de pasar a otro asunto, tiene que subirla a la página web de ese medio y a las redes sociales, por lo que emplea más tiempo. Además, tienes que estar alerta todo el día, sin poder desconectar, porque en cuanto llega una nueva noticia se te exige que aparezca al momento en Internet y en las redes sociales. Todo eso requiere mucho más esfuerzo, dedicación y menos libertad, pero las remuneraciones siguen siendo las mismas que durante la época de crisis económica en la que no existían las exigencias de las redes sociales. No obstante, también hay que admitir que son tiempos difíciles para los medios de comunicación que realmente, la mayoría, vive de la publicidad y ésta flojea paulatinamente. A nadie se le escapa que las empresas invierten cada vez menos en publicidad.

9

16. ¿A qué personajes conocidos has entrevistado en estos treinta años de profesión?

Muchísimos. De bastantes de ellos igual ya ni me acuerdo, pero que me vengan a la memoria así rápido, por ejemplo, Emilio Aragón padre y Emilio Aragón hijo; Rocío Jurado, José Sazatornil, Pedro Ruiz, Alaska, Joaquín Cortés, Alfonso Guerra, Camacho, José Mari Bakero, Del Bosque, Alfredo Di Stéfano, Michel, Butragueño, Florentino Pérez, Predrag Mijatovic y Nairo Quintana, entre muchos otros. Eso en cuanto a entrevistas y en cuanto a asistencia a ruedas de prensa de personajes conocidos, que también ha habido muchas, puedo apuntar, por ejemplo, las de David Bisbal, Mariano Rajoy, José Luis Rodríguez Zapatero, Luis Aragonés… Sé que me dejo una gran cantidad, pero es que treinta años dan para mucho.

17. Anécdotas tendrás bastantes. Alguna te venga ahora mismo a la memoria... 

Sí, como decía, 30 años dan para mucho. Tengo anécdotas como para escribir un libro… igual me lo planteo (ríe), pero te cuento alguna. En mi época de la revista ‘La Vega es’, entrevisté al humorista, actor y presentador Pedro Ruiz. La entrevista transcurrió bien, pero pronto me di cuenta de que se trataba de un hombre muy meticuloso y un poco maniático con los ruidos. Cuando el fotógrafo que estaba captando las imágenes de la entrevista, Alberto Aragón, hizo algún ruido inevitable mientras ejercía su trabajo, Pedro Ruiz paró la entrevista y se dirigió a él para recriminarle que estaba haciendo mucho ruido y que dejara de hacerlo. Posteriormente continuó con normalidad respondiendo a las preguntas. Después me pidió que le enviara por correo ordinario un ejemplar de la revista cuando saliera publicada la entrevista y me dio la dirección. Cuando llegó el momento y viendo su reacción con los ruidos, le envié el ejemplar con mucho temor de que al verlo no quedara satisfecho. No pasó mucho tiempo cuando recibí una llamada telefónica de una persona preguntando por mí, diciendo que me pasaba al teléfono a Pedro Ruiz. Los pocos segundos que pasaron hasta que se puso al aparato me resultaron eternos y se me pasaron mil cosas por la cabeza. Me temía lo peor. Pero cual fue mi sorpresa cuando se dirigió a mí en unos términos muy cordiales y me mostró su agradecimiento por la entrevista. Es más, añadió que era la mejor entrevista que le habían hecho nunca porque fui realmente fiel a lo que dijo, cuando aseguró estar acostumbrado a que le cambiaran muchas respuestas o le malinterpretaran las mismas. Concluyó diciendo que soy un gran profesional y que había quedado encantado de conocerme y con la entrevista y que esperaba volver a coincidir conmigo en algún otro momento. Te puedes imaginar en esos momentos lo orgulloso que me sentí. Fue de esos instantes en los que tu trabajo te hace feliz.

Te contaré una última anécdota para no extenderme más, y si alguna vez escribo un libro al respecto, ya conoceréis muchas más (ríe). En este caso, la protagonista es Alaska. Quedé con ella para una entrevista que habíamos acordado en exclusiva en el hall del Hotel Tudemir, donde se hospedaba para una actuación esa misma noche en Bigastro. Cuando la vi bajar por las escaleras, me llamó la atención su baja estatura y que en persona era más guapa de lo que parecía en televisión o en fotografías. Pero la anécdota está en que me sorprendió la gran cultura general que tiene. Entre muchas preguntas relacionadas con su profesión, le hice algunas que tenían que ver con Orihuela o la comarca de la Vega Baja, como la contaminación del río Segura de la que en ese momento se hablaba mucho, y que normalmente ella no tenía por qué conocer. Quedé gratamente impactado de comprobar que estaba perfectamente al día de todo e informada al detalle de toda la actualidad de nuestra zona. Ella venía a actuar y se marchaba y, sin embargo, respondió a todas mis preguntas dando muestras de saber muy bien de lo que hablaba y con términos muy cultos y respuestas inteligentes. Se mostró muy amable y accesible. La anécdota está en que, cuando hablas con ella, descubres que es mucho más culta e inteligente de lo que muestra o aparenta su personaje público.

18. Los periodistas de otros medios son para tí ¿rivales o compañeros?

Compañeros, sin duda alguna. Compañeros siempre. Nunca he creído en eso de la rivalidad o la competencia. Al final todos somos del mismo gremio y tenemos las mismas dificultades y problemas y, aunque estemos en medios de comunicación distintos, ayudarnos entre nosotros siempre nos facilita las cosas y acabamos ganando todos. Supongo que habrá determinados dirigentes de algunos medios que sean muy estrictos con ese tema de la competencia y me imagino que no les gustará lo que he dicho, pero yo pienso así y me jubilaré en esta profesión con esa idea, para bien y para mal.

7

19. Jesús Zerón tiene otras facetas nada conocidas, como la de escribir.

Sí, pero lo hago, de momento, solo para mí, como distracción y para satisfacer mi parte creativa. A lo largo de los años, y en los pocos momentos que he tenido libre, he escrito una novela de suspense psicológico y varios relatos cortos de ficción en los que el suspense, el terror y la psicología están siempre presentes. No sé si alguna vez verán la luz, pero de momento no me lo planteo, ya que en Orihuela no creo que tengan demasiada aceptación novelas o relatos que no tengan a nuestro municipio como protagonista o que no tengan nada que ver con nuestra ciudad ni con ninguno de sus personajes. También hay que recordar que para el programa-concurso ‘Naranja y Limón’ escribía todas las semanas guiones distintos para cada uno de los actores y humoristas que aparecían interpretando distintos personajes y que en cada programa esos guiones contaban historias distintas. Eran como micro representaciones teatrales que se ajustaban a los guiones escritos previamente por mí con la colaboración en ocasiones de Pedro Díaz. Tengo aún muchas ideas en la cabeza para nuevas novelas, relatos o incluso guiones cinematográficos, pero me falta tiempo para plasmarlas por escrito. Espero poder hacerlo alguna vez.

20. También has formado parte de la Unión Lírica Orcelitana. ¿Qué nos puedes decir de tu faceta musical?

Sí, estuve muchos años tocando el clarinete en la ULO y también fui clarinetista durante un tiempo en una orquesta de una compañía de variedades y canción ligera en Murcia. Anteriormente también formé parte del Coro Mixto de la Santa Iglesia Catedral de Orihuela. La música ha estado muy presente en toda mi vida, desde que tengo uso de razón. De niño, mis padres ponían mucha música en el viejo tocadiscos familiar y eso me marcó. No concibo la vida sin la música. Por eso estudié música con la intención de dedicarme profesionalmente a ello. Ahora no ejerzo, hace muchos años que ya no toco el clarinete, pero sí sigo cantando, aunque no públicamente. Lo hago para mí, pero no puedo dejar de cantar. En cuanto tengo un rato libre aprovecho para hacerlo y, cuando estoy en casa, me paso el rato cantando mientras hago cosas. Esa afición creo que viene de mi madre, Carmita Huguet, que de joven cantaba muy bien. La verdad es que me recuerdo a mí mismo cantando toda mi vida. En este punto te contaré otra anécdota. Cuando era niño, Radio Orihuela (entonces todavía no estaba asociada a la Cadena Ser) hacía un programa en el que la gente llamaba por teléfono y entraba en antena en directo. Cerca de las fechas navideñas, le pedí a mi madre que me marcara el número de teléfono de la emisora y cuando entré en directo canté un villancico. Gustó tanto, que Radio Orihuela lo utilizó para felicitar las fiestas a los oyentes con cuñas que se repetían a distintas horas durante todos los días. Entonces tendría yo 6, 7 o como mucho 8 años, no lo recuerdo bien, pero fue una experiencia muy bonita escucharme cantando en la radio continuamente siendo tan niño. En la faceta musical, tengo antecedentes en mi familia. En concreto, mi bisabuelo materno, Saturnino Cebrián, fue director de la antigua banda municipal de Orihuela antes de la guerra civil española y fue uno de los grandes músicos que ha dado Orihuela. Compuso muchas marchas para la Semana Santa oriolana que, por desgracia, durante la guerra civil se perdieron. También mi tío Juan Huguet, hernano de mi madre, toca maravillosamente bien el piano.

21. También fuiste pionero en esto de los tributos que tanto se llevan a ahora. En este caso, con tu admirada banda ‘Queen’ y su cantante Freddie Mercury.

Sobre otros grupos o cantantes no lo sé, pero sobre Queen te puedo decir casi sin miedo a equivocarme que, efectivamente, fui pionero en esto de los tributos. Hoy día hay muchos grupos en todo el mundo que imitan a Queen y Freddie Mercury para homenajearlos, pero cuando yo lo hice era algo impensable. Aquello ocurrió a finales del año 1996, cuando solo habían transcurrido cinco años de la muerte de Mercury. Precisamente para conmemorar ese quinto aniversario, formé una banda de grandísimos músicos que, en un tiempo récord, se aprendieron un amplio repertorio de canciones de Queen que interpretamos en tres actuaciones realizados en un pub de la pedanía de La Aparecida, en la Glorieta Gabriel Miró de Orihuela y en el Teatro Circo. Yo hacía de Freddie Mercury e incluso me dejé bigote para la ocasión y me fabriqué un traje parecido al que mostraba el cantante en su última gira del año 1986. Fue todo un éxito. A la gente le sorprendió mucho, sobre todo, el gran espectáculo que ofrecimos sobre los escenarios, los buenos músicos que me acompañaban y la manera de moverme, expresar y trasmitir al público por mi parte. Al menos así me hizo saber el público en su día. Todo se hizo en riguroso directo, nada de play back que ahora tanto se estila en muchos de los conciertos actuales, Por mi parte, fue una nueva experiencia inigualable. Ahí me di realmente cuenta de que me gustaba estar sobre un escenario.

22. Es frecuente también verte como speaker, presentador de eventos y moderador.

Por su puesto. Como sabes, soy autónomo y me dedico profesionalmente, no solo al periodismo, si no a todas las ramas que se derivan del mismo. Mi régimen profesional incluye cualquier asunto relacionado con el espectáculo e incluso con la publicidad. Toda empresa, asociación, colectivo o persona que requiera de mis servicios como speaker, presentador o lo que necesiten, siempre me tiene a su disposición. Hasta ahora he ejercido esa labor en eventos deportivos, culturales y sociales de distinta índole.

4 

23. ¿Te gustaría jubilarte estando en los medios de comunicación?

Sí ¿por qué no? Es mi profesión y mi forma de vida actual. No me imagino en otro empleo a estas alturas. Espero poder llegar a la edad de jubilación rindiendo al máximo en esta profesión, aunque creo que nunca llegaría a jubilarme del todo. Supongo que llegado el momento bajaré mucho el ritmo de trabajo, pero estoy seguro que seguiré colaborando con algunos medios o haciendo cosas relacionadas con este gremio.

24. ¿Te queda algo por hacer en la prensa?

Mucho. Después de treinta años considero que aún sigo aprendiendo y me queda, sobre todo, seguir enseñándome. Este mundo de la prensa es tan amplio que no creo que nunca se pueda decir que ya se ha hecho todo. Si pensara que ya no me queda nada por hacer perdería toda ilusión.

25. ¿Te frustra no haber podido ejercer hasta la fecha alguna otra profesión?

Frustrarme no, porque me gusta lo que hago y estoy muy contento con lo que hago. Sí es cierto que me gustaría haber podido dedicarme más a la profesión musical, pero estoy contento con lo que tengo y no lo cambiaría por nada. Eso no quiere decir que si por circunstancias me tuviera que reciclar y dedicarme a otras cosas no fuera capaz de hacerlo. Me considero una persona que me adapto bien a todo y capaz de aprender rápido.

26. ¿Algo más que añadir, Jesús?

Solo darte las gracias a ti, Antonio, por tu amabilidad y por ofrecerme esta oportunidad de aparecer en tu medio de comunicación para contar cosas sobre mi vida y mi profesión. He disfrutado mucho con esta entrevista, te lo digo de corazón. También quiero aprovechar para dar las gracias al Ayuntamiento que en diciembre me reconoció estos 30 años dedicados al periodismo con la entrega de una placa. Y, por supuesto, quiero mostrarme eternamente agradecido a todos los compañeros de profesión que he tenido a lo largo de estas tres décadas, sin ningún tipo de excepción, porque de todos he aprendido cosas y porque, prácticamente todos, han terminado siendo muy buenos amigos, lo que dice mucho de la calidad humana que tenéis la mayoría de compañeros de profesión y ahí te incluyo también a ti. Igualmente quiero hacer mención especial a aquellas personas que en distintos momentos confiaron en mí para darme una oportunidad en su medio de comunicación. Espero no haberles defraudado en ningún momento. También quiero recordar a aquellos compañeros que he tenido durante estos treinta años y que por desgracia ya no están con nosotros, pero que dejaron huella imborrable y que nunca los podré olvidar, como son Tony Sevilla, Joaquín Ezcurra y Eduardo López Egío. Estos treinta años se los dedico a ellos, allá donde estén. Y, como sabes, siempre tengo presente el buen humor, por lo que termino diciendo que espero que dentro de otros 30 años me vuelvas a hacer otra entrevista. Supongo que algo nuevo podremos contar. Gracias y un abrazo.

(Fotos cedidas por Jesús Zerón)

Modificado por última vez en Martes, 19 Mayo 2020 17:47
Valora este artículo
(8 votos)
Visto 814 veces

¿Nos sigues en Facebook?

Sport Vega Baja

Esta es una web deportiva propiedad de Antonio Peñalver García.

Para contactar llama al 622 915 328

o si lo prefieres envíanos un email a

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Web Analytics